Antes de comenzar con los consejos prácticos es conveniente definir qué es esta patología.

Las varices son dilataciones permanentes de venas profundas o superficiales.

Las varices (singular variz o várice) son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (Insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores.

Las principales causas de aparición son:

  • Herencia varicosa: depende de si en la familia existen antecedentes de esta mismo problema.
  • Cambios hormonales (ej: menopausia)
  • Toma de anticonceptivos orales.
  • Profesión del individuo(trabajar de pie, permanecer mucho tiempo sentado).
  • Obesidad.
  • Vestir con ropa y/o calzado ajustado.
  • Poner calor directo en las piernas.
  • Tabaquismo
  • Hipertensión.

Lo que es aconsejable para evitar su aparición o mejorar el estado circulatorio es, a parte de reducir en la medida de lo posible los factores anteriormente nombrados, es:

  • Llevar una dieta rica en fibra.
  • Controlar el exceso de peso.
  • Abandonar el tabaquismo.

 

 

varices 1

 

 

 

 

 

 

  • A la hora de permanecer sentado durante mucho tiempo, mantener las piernas elevadas por encima de la cadera favoreciendo así el retorno venoso.

 

varices 4

 

 

 

 

 

 

 

Su gravedad se valora por “estadios”, desde el “estadio I” que es el más leve y en la mayoría de los casos asintomático hasta el “estadio IV” que conllevan tratamiento médico e incluso quirúrgico. De ahí la importancia de prevenir su aparición y si ya existen tratar sus signos y modular su evolución.

Realizar ejercicios que favorezcan la circulación, como algunos de los siguientes:

 

 

varices 2

 

 

 

 

 

 

  • Estando de pie, ponerse de puntillas varias veces durante unos segundos.

 

varices 3

 

 

 

 

 

  • Estando tumbado boca arriba con las piernas elevadas, realizar movimientos de pedaleo.
  • Tumbado o sentado con las piernas extendidas y elevadas por encima de la cadera, flexionar y extender los dedos de los pies.
  • Dar cortos paseos pero frecuentes con un calzado adecuado.
  • Adecuada higiene de la piel.

 

En caso de duda es aconsejable acudir a un profesional que nos pueda informar con mas detalle sobre otras técnicas más efectivas como:

  • Vendajes y otras medidas de contención (medias de compresión).
  • Cinesiterapia descongestiva.
  • Presoterapia.
  • Tratamiento postural.
  • Tratamiento farmacológico.
  • Hidroterapia.

Lo importante es evitar los factores predisponentes de este tipo de problemas, y en caso de que ya se padezcan seguir las indicaciones de un profesional.