Empezar a ir al colegio o al jardín de infancia es un cambio muy grande para muchos niños. El niño empieza a introducirse en un mundo nuevo que le aleja de sus padres. Es normal, en el primer día de colegio, que el niño tenga miedo, se sienta nervioso, asustado y no quiera abandona la casa.

 

El niño, por primera vez en su vida, va a tener que enfrentarse por sí mismo a un ambiente diferente, en el que ya no va a estar protegido por sus padres. Este cambio es muy importante, ya que el niño empieza su proceso de socialización.

 

El tipo de información que se dé al niño va a ser importante para prevenir futuros problemas. Los padre deberían planificar con antelación este momento, hablando con el niño y potenciando la posibilidad que va a tener para jugar y aprender nuevas cosas junto con otros niños de su edad.

 

El niño comienza su vida en sociedad. Esta vida le va a enseñar a respetar y a convivir con los demás. Éste cambio es especialmente efectivo en el hijo único y en niños mimados y rebeldes, los cuales forzosamente van a a tener que aprender a guardar turno, jugar con los demás, negociar, etc.

 

La función del profesor es muy importante, ya que será el único adulto en clase que esté en contacto con el niño. Tendrá que comprender los problemas y sentimientos que el niño pueda tener, aportándole seguridad, confianza y protección.

 

imagenparaelblog11sep2012

Hay una serie de requisitos que previenen y protegen al niño de futuros problemas. Estos requisitos son los siguientes: que el niño sepa pedir ir al baño, que soporte la ausencia temporal de la madre y que no se asuste ante la presencia de extraños.

 

En caso de que el niño presente problemas en algunos de estos aspectos, será conveniente que los padres entrenen, con el fin de prevenir futuros problemas en el colegio.

 

A lo largo de nuestra vida tenemos que afrontar nuevos retos retos y experiencias. Posiblemente nuestro primer día de colegio sea nuestra primera experiencia con los otros, con la sociedad.

 

Quizá esta experiencia con el paso del tiempo la olvidemos, pero realmente marcará nuestras vidas un antes y un después.

 

 

Luis de Miguel. Psicólogo de los Centros Médicos Cemaj.

Nº col. M-14382

 

Ajalvir y Paracuellos