¿Cómo nadar para mejorar las lesiones de espalda? El videoconsejo de junio de la campaña “12 meses, 12 consejos de salud”, impulsada por los fisioterapeutas madrileños y que desarrollan junto a los compañeros de Cataluña, País Vasco y

Navarra, responde al interrogante con consejos prácticos. A través del videoconsejo, los fisioterapeutas desaconsejan nadar a mariposa si se tiene algún problema de espalda ya que esa postura genera un incremento en la curvatura de la columna vertebral nada beneficioso, y además, puede generar lesiones en el manguito de los rotadores (conjunto de músculos y tendones que proporcionan estabilidad al hombro).

 

En este sentido, recomiendan nadar siguiendo uno u otro estilo según la patología que se sufra. Por ejemplo, si se tienen problemascervicales, aconsejan nadar a crol con la cabeza fuera, a crol normal, a espalda normal y sobre todo, a braza, si se trata de una rectificación, y a espalda con la barbilla cerca del pecho si se sufre hiperlordosis.

Para las personas que padezcan hipercifosis dorsal recomiendan nadar a crol con la cabeza fuera sin hiperextensión cervical o a espalda con la barbilla alejada del pecho. Asimismo, en caso de patología lumbar, aconsejan nadar a crol con la cabeza dentro, y en caso de hiperlordosis, realizar todos los ejercicios de espalda y braza vertical. Además, si se tienen problemas de hombro, hay que evitar los estilos crol y espalda y nadar al estilo braza.

 

Beneficios del ejercicio en el agua

Por otra parte, los fisioterapeutas recuerdan que la inmersión en el agua tiene una serie de beneficios para la salud, como es el efecto drenante y el hecho de que pesamos menos lo que ayuda en procesos de recuperación de postoperatorios, personas con artrosis y artritis,embarazadas, etc.

Además, existe un menor riesgo de caídas para las personas mayores y se puede fortalecer la musculatura sin carga articular.

“No es necesario saber nadar, basta con andar por el agua para lograr beneficios”, explica el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, José Santos.

Así, recuerda que la fisioterapia acuática tiene como finalidad la rehabilitación o el logro de objetivos específicos físicos y funcionales:

“Los resultados obtenidos confirman que la actividad física terapéutica, independientemente del medio en el que se desarrolle, es una buena estrategia para mejorar las variables que se consideran con más frecuencia (calidad de vida, estado general de salud física y mental, capacidad funcional y dolor) en pacientes que sufren patología crónica musculoesqueléticas”.

Asimismo, emite una serie de recomendaciones para reducir el dolor de espalda realizando ejercicios en el agua :

1. Elige una piscina que tenga unas cuantas profundidades diferentes. Debes poder entrenar con el agua hasta la cintura y con el agua hasta el pecho. Asegúrate de que tenga un área donde puedas realizar ejercicios en tu propio carril, lejos de los nadadores o un entorno de natación abierto.

2. Compra calzado para utilizar dentro del agua si tienes problemas de estabilidad o equilibrio. Este tipo de calzado está disponible en la mayoría de las zapaterías grandes y en tiendas on line. Se fabrica con tela resistente al agua y tiene suelas con tracción que permite adherirte al piso de la piscina con mayor facilidad.

3. Entra caminando a la piscina en lugar de saltar o lanzarte.

4. Trata de completar una rutina de ejercicios en el agua tres veces por semana para reducir significativamente el dolor en la espalda entre en un par de semanas y un mes. Camina y haz estiramientos leves para reducir el dolor muscular en los días que no haces ejercicios en el agua.

5. Descansa después de completar esta rutina y beber mucha agua antes y después para hidratar los músculos.

6. Si te gusta entrenar en grupo, matricúlate en una clase de aeróbicos acuáticos. Informa al instructor sobre tu afección de espalda antes de comenzar, de modo que puede adaptarte los ejercicios.

7. Inicia el ejercicio progresivamente. Comienza con ejercicio durante 10 minutos y ve aumentando el tiempo unos 5 minutos cada semana hasta llegar a 30 o 45 minutos.

 

 

 

Fuente: Consejo de fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.

http://www.consejosdefisioterapia.org/

Articulo original: http://www.consejosdefisioterapia.org/ejercicio-en-el-agua-para-reducir-el-dolor-de-espalda/