Todos hemos escuchado a alguien decir que muerde por la noche o que rechina los dientes por la noche.  Tras algo tan aparentemente sencillo como esto se oculta una alteración del organismo que afecta a diversas estructuras de nuestro cuerpo.

Se trata en la mayoría de los casos de un somatización emocional por tensión estrés y otros problemas que nos hace apretar los dientes sin darnos cuenta.

Durante el descanso nocturno la química cerebral hace descender nuestro estado de alerta diurno y activa las funciones que favorecen el sueño y la relajación muscular. Debido a nuestro rápido ritmo de vida y al estrés que nos acompaña este estado de relajación muscular nocturno se ve alterado. Nuestros mecanismos cerebrales comienzan a fallar y activan la vía Extrapiramidal encargada de mandar señales a los músculos. Por esto durante varias fases del sueño en los que deberíamos estar relajados nuestra musculatura se contrae proddesarrollo del trastornouciendo:

  • Desgaste de los dientes: pudiendo disminuir su tamaño de forma importante
  • fractura el esmalte
  • destrucción del hueso que soporta el diente
  • problemas de articulación en la mandíbula
  • hipertrofia y fatiga de la musculatura masticatoria
  • problemas cervicales
  • alteraciones de la deglución
  • dolores de cabeza

El trabajo conjunto del dentista, el fisioterapeuta y el psicólogo puede cambiar significativamente la evolución de esta patología y sus síntomas, evitando el desgaste de las piezas dentarias con férulas diseñadas para este fin, tratando y equilibrando el musculo y la función articular y pautando la mejor manera de gestionar el estrés diario.

Si cree que puede estar sufriendo bruxismo, no dude en consultar a un profesional sobre las múltiples opciones de tratamiento con que le podemos ayudar a mejorar su calidad de vida.

 

Para más información puede llamar a los Centros Médicos Cemaj o coger cita a través de nuestro teléfono 918844089 – 902886418