Considero importante el tratar este aspecto, ya que tarde o temprano envejeceremos y muchos de nosotros no estamos preparados para ello. La depresión aparece con mucha frecuencia en la tercera edad. Sus causas están relacionadas con los diferentes cambios que experimentamos al hacernos mayores.

El aislamiento social aumenta debido a problemas motores, de memoria, de falta de interés, por dolores, etc. La disminución de las capacidades sensoriales, especialmente de la vista y el oído dificultan la comunicación. La persona se siente mal, se siente acabada, llevando una vida vacía y sin sentido. Los días son más monótonos, la soledad, la aparición de enfermedades dolorosas, la falta de interés y de expectativas dirigidas hacia el futuro, hacen que aparezcan los síntomas depresivos.

El paso del tiempo es inevitable, al igual que las grandes pérdidas que se van produciendo, pero podamos sacar provecho a la vejez, podemos ser felices, podemos seguir engrandeciéndonos y gozar de la vida que tenemos delante. Todo dependerá de lo que hagamos ahora. Trabajando el presente prevenimos el futuro.

terceraedad-ejercicio

Podemos ampliar nuestro círculo de actividades e intereses, planificando nuestro tiempo, ampliando nuestras relaciones sociales, etc. De forma que una vez jubilados y siendo más mayores, nos preguntemos ¿Cómo pasar el tiempo?, ya que tendremos la oportunidad de sacar provecho al tiempo. Tendremos la oportunidad de practicar cosas que nos gustan, podremos fortalecer amistades que antes no podíamos por falta de tiempo, podremos aprovechar para viajar, leer, realizar manualidades, meternos en grupos, asociaciones, voluntariados, donde podamos colaborar con nuestra experiencia.

El paso del tiempo y el aumento de la edad no tiene por qué estar ligados a la depresión. La vida es bella si aprendemos a mirarla y quererla, podemos crecer felices y disfrutar con los demás. Todo depende de nuestras actitudes hacia la vida, y pienso que merece la pena saber disfrutarla y vivirla.

Luis de Miguel. Psicólogo de los Centros Médicos Cemaj.

Nº col. M-14382

Ajalvir y Paracuellos