Muchos estudiantes tendrán que enfrentarse en poco tiempo a los exámenes de fin de curso. Los universitarios son más veteranos, han tenido que superar muchos exámenes a lo largo de la carrera y suelen controlar mejor la ansiedad antes los exámenes.

Los alumnos de bachillerato suelen ser los que peor lo pasan a estas alturas del curso. Tienen que enfrentarse a la llamada “Selectividad” y tienen miedo.

 

Muchas personas (proselectivitatfesores, padres, amigos, etc.) les han dicho lo mucho que se juegan a estos exámenes de selectividad y la importancia que tiene la nota final para su futuro. Se sienten presionados, asustados y lógicamente presentan una serie de síntomas y molestias que nosotros los psicólogos diagnosticamos como ansiedad. Pero, ¿qué es la ansiedad y por qué se produce? La ansiedad es una respuesta adaptativa de nuestro organismo que aparece cuando percibimos o anticipamos una situación como peligrosa y/o amenazante. Los exámenes se pueden considerar como una amenaza, ya que el resultado que obtengamos de ellos va a condicionar si entramos o no en la carrera deseada. Por lo tanto, es norma que tengamos ansiedad ante los exámenes. Lo que no es normal es que esa ansiedad sea tan grande que repercuta en el rendimiento académico.

Chico-leyendo

 

La ansiedad se manifiesta mediante los pensamientos negativos (voy a suspender, no me va a dar tiempo a estudiar todo, etc.), las conductas (estudiar toda la noche antes de un examen, planificar mal los estudios, repasar en la puerta del examen, etc.) y el propio organismo mediante una serie de síntomas ( dolores de cabecera, insomnio, problemas digestivos, taquicardia, etc).

 

Hay que aprender a controlar la ansiedad. Es importante que se planifiquen bien los estudios. Teniendo en cuenta que tan importante es planificar las horas de estudio como las de descanso. Es aconsejable descansar entre 5 y 10 minutos cada hora y media o dos horas de estudio. Hay que dormir un mínimo de 7 horas para poder estar descansados. En caso de sentirnos muy nerviosos hay que tratar de controlar la ansiedad mediante alguna técnica de relajación o procedimiento alternativo como el deporte (correr, nadar, etc.). Escuchar música relajante puede también ayudar a disminuir los síntomas de ansiedad. Es muy importante que tratemos de controlar nuestros pensamientos negativos, que en realidad son los que nos producen la ansiedad. Una técnica muy útil es identificar y escribir esos pensamientos negativos en una hoja (“no me va a dar tiempo”, “voy a suspender”,…) y poner a continuación un pensamiento positivo anternativo para cada pensamiento negativo (“aunque no me de tiempo a estudiarlo todo puedo aprobar”, “el examen va a ser fácil”, …).

 

Quiero animar a todos los estudiantes que estén leyendo este artículo para que no se desesperen  y tiren la toalla en los momentos de desánimo. No es tan importante el resultado final si no el que os sintáis bien con vosotros mismos. Que luchéis hasta el final por conseguir vuestros objetivos. El esfuerzo que estáis haciendo merece la pena y tanto si aprobáis como si no, os podréis sentir orgullosos de vosotros mismos. Os deseo mucha suerte y espero que se cumplan vuestros sueños.

 

Luis de Miguel. Psicólogo de los Centros Médicos Cemaj.

Nº col. M-14382