Son muchas las investigaciones que han descubierto que determinados alimentos favorecen el rendimiento del cerebro. Compartimos algunos alimentos que te ayudarán a mejorar la memoria.

 

Avena. Este cereal, conocido por ser beneficioso para la piel –numerosas cremas y geles así lo atestiguan-, es también bueno para el sistema nervioso, por su alto contenido de Tiamina o vitamina B1. Además, es un alimento rico en proteínas y grasas saludables. Es recomendable consumirlo en épocas de estrés y es beneficioso para la memoria a corto plazo.

Huevo. Los aminoácidos esenciales que se encuentran en la yema y una sustancia denominada colina, del grupo de las vitaminas B, convierten al huevo en alimento indispensable para mejorar la capacidad de atención y la memoria a largo plazo. Eso sí, hay que tomarlo con moderación para evitar otros problemas como el colesterol alto.

Zanahorias. Al igual que la avena, su ingesta también implica beneficios para la piel y también está indicada para mejorar la memoria. Su consumo a largo plazo puede aumentar nuestra capacidad de retenc
ión gracias al antioxidante beta-caroteno, según un estudio publicado en la revista The Archives of Internal Medicine.

Aguacate. Como el salmón, es un alimento rico en grasas saludables y, por tanto, favorece el nivel de concentración

Salmón. Muchos especialistas lo recomiendan por su alto contenido en ácidos grasos omega 3. Tanto este pescado como el atún mejoran la concentración, la memoria y el aprendizaje. El pescado azul es, además, saludable porque ayuda a controlar el colesterol y reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

Arándanos. Un estudio de la revista Forbes los coloca como un potente fortalecedor de la memoria a largo plazo. Son ricos en vitamina C, en antioxidantes, que ayudan a activar las enzimas protectoras del cerebro y mejoran la memoria. También contienen potasio, un mineral necesario para la transmisión y la generación del impulso nervioso. Frescos, en yogures o en mermelada, da igual como se tome: el arándano solo tiene propiedades positivas.

Té verde. En los últimos tiempos asistimos a una rehabilitación de las infusiones de té sobre todo el té verde que no se fermenta, porque este té es natural bajo en excitantes (teofilina) y rico en antioxidantes. Niacina, ácido fólico, flúor, manganeso, teobromina, flavonoides sobre todo en el té verde, acido oxálico. El verde impide el desarrollo de tumores pulmonares y son protectores de las funciones cerebrales.

Nueces. Su alto contenido en fósforo las convierten en el fruto seco más eficaz para realizar actividades como estudiar o cualquiera relacionada con el rendimiento intelectual. Del mismo modo, sus hermanas las almendras mejoran la memoria, según un estudio de la Universidad de Illinois-Chicago, que demostró que todo el que comía durante una temporada un puñado de almendras al día resolvía mejor los tests de memoria.

Plátano. No vamos a descubrir nada si destacamos aquí las propiedades del plátano, alimento esencial tanto de deportistas de élite, como de estudiantes en época de exámenes por su alto contenido en potasio y vitamina C.  La vitamina B6 ayuda en la producción natural de  neurotransmisores relacionados con la concentración, como la serotonina o la dopamina.

Leche desnatada. La vitamina B12, presente en la leche, el pollo, el pavo o en los huevos, es muy importante para mantener las habilidades cognitivas, según un estudio de la universidad de Tufts, en Estados Unidos. La ausencia de esta vitamina supone, según el estudio, un mayor riesgo de deterioro mental.